lahaine.org

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/fK72

Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

03/05/2018 :: Nafarroa, Nacionales Galiza

[Gal/Cast] Altsasu: las claves del montaje policial y la amplia y solidaria respuesta popular

x @Boro_LH en Adiante.gal
Año y medio de presión mediática y judicial por una pelea en un bar durante unas fiestas

[Galego]Altsasu: as chaves da montaxe policial e a solidaria resposta popular

 Ano e medio de presión mediática e xudicial por unha agarrada nun bar durante as festas

  Nestes días, a Audiencia Nacional española está xulgando a causa contra os oito xoves da vila navarra de Altsasu, acusados de “terrorismo” por unha agresión a dous Guardias Civiles fóra de servizo e ás súas parellas ocorrida en outubro do 2016. Un dos casos máis soados mediaticamente nos últimos tempos, pola magnificación dos feitos por parte dos medios de comunicación, as esaxeradísimas penas de cadea solicitadas, mais tamén pola onda de solidariedade cos xoves que se desatou tanto en Euskal Herria como noutros pobos do Estado.

 Os feitos

 Noite do sábado 15 de outubro do 2016, Altsasu (Nafarroa). Son preto das 5 da mañá, ese día celebráronse as Ferias de Altsasu e a esas horas da madrugada grupos de xente nova e non tan nova alongan a noite nos bares que quedan abertos. Nun deles, o Kotxa, prodúcese unha discusión entre un axente da Guardia Civil, que está acompañado por outro e as súas respectivas parellas, e algúns mozos. Finalmente hai unha pequena agarrada e un dos Guardias chama á Policía Foral que se persoa no lugar.

 Malia que os Guardias denuncian numerosas lesións, posteriormente queda demostrado que a única lesión é unha fractura de nocello dun dos axentes. Os Guardias Civiles implicados quedan en ir prestar declaración á Policía Foral, mais a fin realizan a denuncia nas propias dependencias da Guardia Civil en Altsasu.

 A montaxe mediática

 Ao día seguinte, os medios de comunicación abren portadas e telexornais falando dunha multitudinaria agresión, na que, contan, participaran entre 50 e 60 persoas. A grande maioría dos medios de comunicación descríbeno coma un “linchamento” e tratan de ligalo co independentismo e co movemento local Ospa Mugimendua.

 Altsasu é unha vila que ten unha historia moi activa socialmente, e conta con ese movemento que reivindica a saída da Guardia Civil de Altsasu e de Euskal Herria e que durante anos viña organizando o Ospa eguna, unha xornada festiva e reivindicativa. Este colectivo leva anos denunciando o acoso e o control ao que son sometidas moitas persoas da vila pola súa participación nos movementos populares, mediante os abundantes controis e seguimentos. Non é casual que a vila de Altsasu se convertera en obxectivo desta montaxe. Desde o primeiro momento intentase vincular esta pelexa de bar co Ospa! facendo un relato no cal a reivindicación da saída das Forzas de Seguridade do Estado de Euskal Herria estaría baixo as directrices de ETA.

 Pola súa banda, o mesmo día 16 unha asemblea popular denuncia que se están manipulando os feitos e que se tratou dunha pelexa de bar provocada polos axentes. Pola súa banda, o movemento Ospa! emite un comunicado no que di que “a actitude dos Guardias Civiles borrachos foi provocadora”, que empurraron e ameazaron “con frases como ‘te voy a matar’ ou ‘te voy a meter un tiro entre ceja y ceja”.

 A montaxe policial

 Tras os feitos daquela noite, o 14 de novembro oito mozos da vila son detidos, trátase de Oihan Arnanz, Aratz Urrizola, Jon Ander Cob, Jokin Unamuno, Iñaki Abad, Julen Goikoetxea, Ainara Urkijo, Adur Ramírez, Aritz Urdangarín e Edurne Martínez. Sete deles ingresan na cadea, e o 20 de decembro saen en liberdade provisional catro deles, quedando desde entón en preventiva Oihan, Jokin e Adur.

 Posteriormente escenifícase unha disputa entre a Audiencia de Navarra e a Audiencia Nacional por ver quen é competente para xulgar o caso. A acusación de terrorismo solicitada pola fiscalía fai que ao final sexa a Audiencia Nacional a que se declara encargada de xulgar o caso. En xullo do ano seguinte saltan todas as alarmas pola esaxeración das penas solicitadas, que sumarían os 375 anos de cadea para as oito persoas denunciadas.

 Inicialmente rexéitanse case todas as probas aportadas pola defensa. Os acusados fan unha protesta contra a designación da xuíza Espejel dado o seu matrimonio cun coronel da Guardia Civil e tamén porque foi condecorada por Interior coa orde do mérito da Guardia Civil, dita protesta foi rexeitada.

 O xuízo

 O 16 de abril de 2018 empezou un xuízo que deixou grandes evidencias da magnificación dos feitos e da absoluta desproporción das penas solicitadas. Todos os intentos da fiscalía foron intentar vincular a pelexa coa reivindicación Alde hemendik! (Que marchen!) e con ETA.

 Os puntos máis quentes foron a declaración do dono do bar Koxka, que afirmou que o atestado policial recollía frases que el non dixera e negou ter visto a pelexa, como se recollía no documento. Outro punto importante foi a admisión como proba (malia a que inicialmente fora rexeitada) dun vídeo que botaría polo chan a versión dos Guardias Civiles e as súas parellas, relativa á identificación de Adur Ramírez coma un dos agresores. A acusación declara que Adur vestía de vermello, mais no vídeo demóstrase que ía de negro.

 Sen dúbida, o punto álxido do xuízo foi a admisión como proba e a difusión dun vídeo que Iñaki Abad, un dos acusados, gravou momentos despois da agarrada. Dito vídeo non encaixa coa versión dunha agresión multitudinaria nel, o sarxento da Guardia Civil loce unha camisa branca impoluta, o que non corresponde con alguén que ten sido agredido por decenas de persoas, ademais tira o móbil a Abad dun golpe na man e non identifica aos supostos agresores, malia a que os ten diante. Ademais a xente recrimínalle a súa actitude provocadora que desembocou na pelexa que tivera lugar momentos antes.

 

 

Todos os intentos da fiscalía foron intentar vincular a pelexa coa reivindicación “Alde hemendik!” (Que marchen!) e con ETA.

 

As imaxes que ilustran a información corresponden á manifestación en Altsasu nos días posteriores ás detencións, a finais de 2016.

 

A solidariedade

 O caso dos xoves de Altsasu suscitou grandes doses de solidariedade. A posibilidade de que estes xoves pasen o resto das súas vidas na cadea, ligado a que é un caso que pode crear precedente e onde se aprecia unha total baixada de listón á hora de acusar a alguén de “terrorismo” fixo que grande parte da sociedade vasca se mobilice, e tivo o seus reflexos noutros pobos do Estado.

 Na vila de Altsasu vivíronse varias manifestacións históricas durante este ano e medio, e o pasado 14 de abril unhas 50.000 persoas esixiron en Pamplona xustiza e a liberdade dos mozos encausados. Organizáronse tamén marchas á cadea de Soto del Real, onde están os tres xoves encadeados.

Numerosas mensaxes e mostras de apoio tiveron lugar ao longo de todo o Estado, espertando unha onda solidaria ante a brutalidade do Estado para con estes xoves. Os familiares dos acusados realizaron unha xira levando o seu caso por todo o Estado, recollendo infinitas mostras de solidariedade e apoio. Distintas asociacións pro-dereitos humanos declaráronse en contra desta desproporción, entre elas Amnistía Internacional, que enviou observadores internacionais ao xuízo.

 

No ámbito institucional, tamén o Parlamento de Navarra denunciou a desproporcionalidade das penas solicitadas, así como o seu rexeitamento á situación das tres persoas que levan máis de 500 días en prisión preventiva. E até a propia Comisión Europea declarou que seguía con preocupación o caso dos mozos altsasuarras e recordou a España que debe aplicar as penas con proporcionalidade.

________________

 

[Castellano] Altsasu: las claves del montaje policial y la amplia y solidaria respuesta popular

En estos días, la Audiencia Nacional española está juzgando la causa contra los ocho jóvenes del pueblo navarro de Altsasu, acusados de ‘terrorismo’ por una agresión a dos Guardias Civiles fuera de servicio y a sus parejas ocurrida en octubre del 2016. Uno de los casos más sonados mediáticamente en los últimos tiempos, por la magnificación de los hechos por parte de los medios de comunicación, las exageradísimas penas de prisión solicitadas, pero también por la ola de solidaridad con los jóvenes que se ha desatado tanto en Euskal Herria como en otros pueblos del Estado.

Los hechos

Noche del sábado 15 de octubre del 2016. Altsasu (Nafarroa). Son cerca de las 5 de la mañana, ese día se ha celebrado las Ferias de Altsasu y a esas altas horas de la madrugada grupos de jóvenes y no tan jóvenes alargan la noche en los bares que quedan abiertos. En uno de ellos, el Koxka, se produce una discusión entre un agente de la Guardia Civil, que está acompañado por otro compañero y sus respectivas parejas, y algunos jóvenes. Finalmente hay una pequeña trifulca y uno de los Guardias llama a la Policía Foral que se persona en el lugar.

Pese a que los guardias denuncian numerosas lesiones, posteriormente se demuestra que la única lesión es una fractura de tobillo de uno de los agentes. Los guardias civiles implicados quedan en ir a prestar declaración a la Policía Foral, pero posteriormente realizan la denuncia en las propias dependencias de la Guardia Civil en Altsasu.

El montaje mediático

Al día siguiente, los medios de comunicación abren portadas y noticiarios hablando de una multitudinaria agresión, en la que, cuentan, habrían participado entre 50-60 personas. La gran mayoría de la los medios de comunicación lo describen como un ‘linchamiento’ y tratan de vincularlo con el independentismo y con el movimiento local Ospa Mugimendua.

Altsasu es un pueblo que cuenta con una historia muy activa socialmente, y cuenta con ese movimiento local que reivindica la salida de la Guardia Civil de Altsasu y de Euskal Herria y que durante años venía organizando el ‘Ospa eguna’, una jornada festiva y reivindicativa. Este movimiento lleva años denunciando el acoso y el control a los que son sometidas muchas personas del pueblo por su participación en los movimientos populares, mediante los abundantes controles, seguimientos, etc… No es casual que el pueblo de Altsasu se haya convertido en objetivo de este montaje. Desde el  primer momento se intenta vincular esa pelea de bar con Ospa! haciendo un relato en el cuál la reivindicación de la salida de las FSE españolas de Euskal Herria estaría bajo las directrices de ETA.

Por su parte, el mismo día 16 una asamblea popular denuncia que se están manipulando los hechos y que se trató de “una pelea de bar” provocada por los agentes. Por su parte el movimiento Ospa! emite un comunicado en el que dice que “la actitud de los guardias civiles borrachos fue provocadora, que empujaron y amenazaron con frases como “te voy a matar”  o “te voy a meter un tiro entre ceja y ceja”.

El montaje judicial

Tras los hechos de aquella noche, el 14 de noviembre diez jóvenes del pueblo son detenidos, se trata de Oihan Arnanz, Aratz Urrizola, Jon Ander Cob, Jokin Unamuno, Iñaki Abad, Julen Goikoetxea, Ainara Urkijo, Adur Ramirez, Aritz Urdangarin y Edurne Martínez. 7 de ellos ingresan en prisión, y el 20 de diciembre salen en libertad provisional 4 de ellos, quedando desde entonces en preventiva Oihan, Jokin y Adur.

Posteriormente se escenifica un tira y afloja entre la Audiencia de Navarra y la Audiencia Nacional por ver quién es competente para juzgar el caso. La acusación de ‘terrorismo’ solicitada por la fiscalía hace que al final sea la Audiencia Nacional la que se declara encargada de juzgar el caso. En julio del año siguiente saltan todas las alarmas al ver la exageración de las penas requeridas, que sumarían los 375 años de cárcel para las 8 personas encausadas.

Inicialmente se rechazan casi todas las pruebas aportadas por la defensa. Los acusados hacen un recurso contra la designación de la jueza Espejel dado su matrimonio con un coronel de la Guardia civil y que fue condecorada por Interior con la Orden del Mérito de la Guardia Civil, dicho recurso es rechazado.

El juicio

Desde el pasado 16 de abril ha transcurrido el juicio que ha dejado grandes evidencias de la magnificación de los hechos y de la absoluta desproporción de las penas solicitadas. Todos los intentos de la fiscalía han sido intentar vincular la pelea con la reivindicación “alde hemendik!”(Que se vayan) y con ETA.

Los puntos más calientes han sido la declaración del dueño del bar Koxka, que afirmó que el atestado policial recogía frases que él no había dicho y negó haber visto la pelea, como se recogía en el documento.

Otro punto importante fue la admisión como prueba (pese a que inicialmente había sido rechazada) de un vídeo que echaría por tierra la versión de los guardias civiles y sus parejas, relativa a la identificación de Adur Ramírez como uno de los agresores. La acusación declara que Adur vestía de rojo, pero en el vídeo se demuestra que vestía de negro.

Sin duda el punto álgido del juicio ha sido la admisión como prueba y la difusión de un video que Iñaki Abad, uno de los acusados, grabó momentos después de la trifulca. Dicho vídeo no encaja con la versión de una agresión multitudinaria. En él, el sargento de la Guardia Civil luce una camisa blanca impoluta, lo que no corresponde con alguien que ha sido agredido por decenas de personas, además le tira el móvil a Abad de un manotazo y no identifica a los supuestos agresores, pese a que los tiene delante. Además la gente le recrimina su actitud provocadora que ha desembocado en la pelea que ha tenido lugar momentos antes.

La solidaridad

El caso de los jóvenes de Altsasu ha suscitado grandes dosis de solidaridad.  La posibilidad de que estos jóvenes pasen el resto de sus vidas en prisión, ligado a que es un caso que puede crear precedente y donde se aprecia una total bajada de listón a la hora de acusar a alguien de ‘terrorismo’ ha hecho que gran parte de la sociedad vasca se movilice, y ha tenido sus reflejos en otros pueblos del estado.

En el pueblo de Altsasu se han vivido varias manifestaciones históricas durante este año y medio, y el pasado 14 de abril unas 50.000 personas exigieron en Pamplona justicia y la libertad de los jóvenes encausados. Se han organizado también marchas a la prisión de Soto del Real, donde están los tres jóvenes encarcelados.

Numerosos mensajes y muestras de apoyo han tenido lugar a lo largo de todo el estado despertando una ola solidaria ante la brutalidad del estado para con estos jóvenes. Los familiares de los acusados han realizado una gira llevando su caso por todo el estado, recogiendo infinitas muestras de solidaridad y apoyo. Distintas asociaciones pro derechos humanos se han posicionado en contra de esta desproporción, entre ellas Amnistía Internacional, que ha enviado observadores internacionales al juicio.

En el ámbito institucional también el Parlamento de Navarra ha denunciado la desproporcionalidad de las penas requeridas, así como su rechazo a la situación de las tres personas que llevan más de 500 días en prisión preventiva. Y hasta la propia Comisión Europea declaró que seguía con preocupación el caso de los jóvenes altsasuarras y recordó a España que debe aplicar las penas con proporcionalidad.

El juicio está a punto de acabar y quedar visto para sentencia, en cualquier caso lo que está claro que lo que pase en él puede sentar un precedente para la inclusión de muchos tipos de conductas como delitos de ‘terrorismo’.

 

 

@Boro_LH en Adiante.gal

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/fK72

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal